• Labseguros

Sabes que es un seguro de vida? Mitos y Realidades


¿Qué es un seguro de vida? Seguramente has visto cómo lo muestran en películas o series pero mucho de eso no es cierto o, por lo menos, no se cuenta allí en detalle todo lo positivo que este producto trae a la persona que lo adquiere y sus beneficiarios.

Mito: un seguro de vida solo es útil cuando fallece la persona que lo adquirió.

Realidad: es verdad que los beneficiarios recibirán una suma de dinero (valor asegurado) cuando fallezca el tomador del seguro. Sin embargo, el seguro de vida tiene otras excelentes formas de materializarse:

  1. Si te hospitalizan o tienes un accidente que te impide cumplir con tus labores de manera normal, recibirás diariamente un dinero (renta) para que no se afecte tu calidad de vida.

  2. Si a causa de un accidente quedas con una invalidez, tus gastos aumentarán, tal vez no podrás trabajar otra vez, tus ingresos se reducirán, te será muy difícil conservar tu nivel de vida y suplir las necesidades de tus beneficiarios. El seguro de vida te dará el dinero que tenías asegurado para que sigas viviendo de la mejor manera.


Mito: un seguro de vida es solo para que los papás, cuando mueran, les dejen un patrimonio a sus hijos a manera de herencia.

Realidad: cualquier persona, esté o no casada, tenga hijos o no, puede adquirir un seguro de vida y tener como beneficiarias a las personas que desee (familiares, amigos o conocidos). No hay un límite de beneficiarios. La condición es que el 100 % del valor asegurado, es decir el dinero que recibirán las personas, esté repartido.

Por si no sabías, si quedas inválido tienes derecho a ser pensionado. Sin embargo, el sistema social no te pensionará por el 100 % de tus ingresos sino por un porcentaje menor. Esto impacta tu calidad de vida y la de tus seres queridos (si dependen de ti). ¡El seguro de vida cobra en esta situación un valor impresionante, así que no esperes para contactar a un asesor y adquirir ya tu Seguro de Vida

Mito: las personas que toman un seguro de vida lo hacen desinformadas, sin conocer realmente en qué consiste el producto y cómo los ampara.

Realidad: un asesor se reúne con un interesado para contarle en detalle qué es un seguro de vida y todos sus beneficios. Le hace, además, un análisis de riesgos a partir de aspectos de su vida como los ingresos, si tiene dependientes, su estilo de vida. Se elabora entonces una brecha pensional (con cuánto dinero se podría pensionar en caso de sufrir una invalidez) y se le sugiere un valor a asegurar. Esta cifra es la que recibirá el cliente al momento de cobrar el seguro.

Mito: un seguro de vida es muy costoso.

Realidad: el costo de un seguro de vida varía dependiendo del sexo de la persona, la edad, el trabajo, las condiciones de vida, entre otros factores. Lo más recomendable es invertir entre 2.5 % y 3 % del salario en él. De esta forma no descuidarás necesidades esenciales como la vivienda, la alimentación y la educación, y siempre estarás protegido. Como asesores te ayudaremos a determinar qué valor debes asegurar y, según este, el precio del seguro.

Mito: el seguro de vida no me permite ahorrar.

Realidad: siempre que pagues el seguro, tienes la opción de ahorrar el dinero que quieras con la posibilidad de obtener crecimiento a partir de los intereses. Este ahorro es a la vista, es decir que lo puedes retirar cuando quieras.

Mito: el seguro de vida solo es para personas mayores.

Realidad: este producto protege a personas entre 14 y 80 años.

Mito: si sufro una enfermedad grave, el seguro de vida no me brinda ningún apoyo.

Realidad: el seguro de vida te da un valor asegurado en caso de que sufras enfermedades que son muy graves y para las que seguramente necesitarás elementos o medicamentos especiales. Por ejemplo, si una mujer sufre cáncer de seno querrá acceder a prótesis mamarias (que no las da una EPS), a una peluca o a practicarse un tratamiento experimental. El seguro de vida te respalda en esa situación para que te recuperes y te sientas mejor.

Mito: si tengo varias coberturas en mi seguro de vida (enfermedades graves, accidentes personales, entre otras), solo se me paga una de ellas así sufra, por ejemplo, un accidente personal y luego una enfermedad grave.

Realidad: en el seguro de vida, el valor asegurado es por cobertura. Si sufres un accidente y te fracturas el fémur, por ejemplo, se te paga el valor asegurado por ese hecho y, si al mes siguiente te da una enfermedad grave, se te paga también el valor asegurado por dicho padecimiento. Son coberturas diferentes y se pagan por separado.

#seguridad #vida #personas #Tranquilidad

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Creado por:

Felipe Betancurt